Columna de Opinión

Nueva Percepción Empresarial Regional

Sector industrial bio bio

Nuestro IPER número 20 (Índice de Percepción empresarial regional) cumple 10 años, y poco a poco se ha ganado un espacio en la región del Biobío, pues de manera semestral este indicador debela las percepciones que tienen los principales ejecutivos de las empresas más importantes de la región en distintos ámbitos económicos a nivel de sus empresas y la economía nacional.

Este nuevo IPER entrega un score de 50 puntos, se consideran variables como inversión, empleo, ventas, remuneraciones, utilidades y costos de insumos. Los 50 puntos se clasifican como un nivel neutro en cuanto a estas percepciones, ni optimistas ni pesimistas. A la misma fecha del 2020, el resultado era 32, el peor índice en 10 años, por lo que la sensación que queda es que la zona neutra reflejada es muy dulce.

Algunos resultados que destacan en esta vigésima edición del Iper son la aparición de la variable “Disponibilidad de capital humano” como una de las principales dificultades de las empresas para generar valor en materia social, ambiental y gobiernos corporativos, por otro lado, destaca que los principales focos serán la continuidad operacional, la transformación digital y la innovación y desarrollo. Un 80% de las empresas señala que al menos tendrán 1 día laboral en formato teletrabajo post pandemia. Los resultados asociados a el empleo también son mejores cuando se les pregunta qué pasará con el empleo en su empresa, un 29% de los encuestados responden que aumentara, la mejor percepción desde diciembre 2018, superando inclusive a la encuesta de junio 2019 que marco un 27%, sin shocks asociados a crisis social ni pandemia.

Respecto al desempleo, los resultados también son positivos, 1/3 de los representantes de las empresas creen que va a disminuir, cifra que va en la línea del último estudio de diciembre 2020 con un 35%, ambos muy superiores al promedio de los últimos 5 años, de un 19% en este nivel de optimismo con el desempleo regional.

Cuando se les pregunta que creen que pasara en sus empresas con las remuneraciones, solo un 3% cree que estas se verán afectadas con una disminución, a la misma fecha del año pasado 1 de cada 5 empresas creía que bajarían, lo que detona un fuerte optimismo por las empresas encuestadas.

Estamos abrazando la tan ansiada recuperación, pues nuestro IPER conversa con otros índices nacionales del último tiempo, el  IMCE de julio por ejemplo (El Indicador Mensual de Confianza Empresarial) preparado por la UAI e Icare, muestra un score de 57,64 puntos posicionando a las expectativas empresariales globales en un nivel superior al neutral y muy superior al mismo indicador de julio pasado de un 37,81 también uno de los peores de la historia.

Las señales son tremendamente alentadoras, La Encuesta de Expectativas Económicas (EEE) del Banco Central señalan entre otras que el  PIB crezca a un ritmo de 8,5% en 2021 mejora de cinco décimas en relación al pronóstico de julio, hablando de  inversión se espera que la Formación Bruta de Capital fijo se expanda un 8,7% este año, y que el Imacec seguirá mostrando tasas de crecimiento de dos dígitos y para julio se prevé un salto de 16,3%.

Pero me gustaría llamar a la cautela, nuestro IPER, el IMCE, el IMACEC tienen una base de comparación bajísima, nos estamos recuperando y eso es maravilloso, pero debemos saber ponderar las cifras, en julio del 2020 tocamos fondo, y hoy a un año de constantes aprendizajes del como convivir con esta nueva realidad, una liquidez muy robusta dado los retiros y las ayudas del gobierno con los distintos bonos, generan estos impactos, pero que no se pueden mantener a lo largo del tiempo. La verdadera recuperación estará dada cuando nuestra economía crezca sin estos incentivos, para el 2022 se pronostica un crecimiento del 3% y para el 2023 un 2,6%, tasas similares a las pre pandémicas, y que debemos ocuparnos de conseguir, pues todos tenemos un rol que cumplir en esta nueva economía, seguir cuidándonos, mantener las bajas tasas de contagio, y que las cuarentenas sean un mal recuerdo permitirán llegar a cifras de crecimiento efectivas comparativamente hablando.

Ricardo Fuentes Lama

Ricardo Fuentes Lama

Director. Ing. Comercial, UNAB

Magíster en Ingeniería Industrial
Ingeniero Comercial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *